No exenta de sufrimiento, la Selección argentina de básquetbol sumó su segunda victoria en las Eliminatorias para el Mundial de China 2019. Fue por 68-59 ante Panamá, un conjunto local que supo poner en aprietos a los dirigidos por Sergio Hernández hasta el último minuto de juego. Sin embargo, Argentina salió airosa y sumó su segunda victoria (había vencido en el debut a Paraguay, en La Rioja) en dos presentaciones por el Grupo A, tras la primera “ventana” de este nuevo sistema clasificatorio a la Copa del Mundo.

 

Con un equipo experimentado pero avanzado en edad y de talla importante, los panameños apostaron a ralentizar el juego, a tomar posesiones largas y a enfriar el partido. Argentina, en contrapartida, buscó explotar la velocidad de sus jóvenes y sacar la ventaja a partir de las rápidas transiciones de defensa a ataque.

 

Los de Sergio Hernández usaron mucho el tiro de tres, todo un símbolo del básquetbol de estos tiempos. Ysin Luis Scola, quien debió retornar a China para jugar con su equipo, Shanxi Brave Dragons, presumiblemente sufrieron en la pintura. Allí Panamá se hizo fuerte y desde temprano estableció una supremacía para capturar rebotes ofensivos.

 

En el segundo cuarto, la tendencia se reforzó: el local tiró apenas dos veces desde afuera de la zona pintada. El resto de sus lanzamientos se produjeron bien abajo del aro. Los visitantes, para colmo, no tenían la mira calibrada desde los 6,75 metros, por lo que resultó imposible romper la paridad y al cabo de los primeros 20 minutos Argentina tan sólo ganaba por tres (32-29), con buenas actuaciones desde el banco, como las de Leonardo Mainoldi y Eric Flor.

 

El equipo de Oveja Hernández encontró una luz de ventaja en el tercer parcial, diez minutos en los que mostró lo mejor dentro de las complejidades del caso. Nicolás Laprovíttola (19 puntos) se asoció en buena forma con Lucio Redivo (10) y le dio algo de fluidez a la ofensiva y el equipo, además, fortaleció la defensa, obligando a los panameños a tirar a distancia con pésimos resultados (0-7 en triples en el cuarto para los locales).

 

Pese a la superioridad panameña en los tableros, donde tomaron 19 rebotes ofensivos y entre Lloreda, Oglivie y Bishop sumaron 27 en total contra 36 de todo el conjunto argentino, la visita supo aguantar en los minutos finales con una buena tarea de Gabriel Deck (8 puntos y 15 rebotes) y Marcos Delía bajo el aro y la aparición decisiva de Laprovíttola.

 

Pese a fallar dos libres cerca del cierre, el hombre del Zenit se recompuso y con un robo, cuatro libres y un triple en los últimos segundos, lideró a la hora de asegurar el triunfo. Fue un puntal sin el mencionado Scola, así como también sin Facundo Campazzo, Patricio Garino, Nicolás Brussino y Luca Vildoza (todos ellos, impedidos de competir por jugar Euroliga o NBA).

 

La Selección descansará hasta febrero, cuando se juegue la segunda “ventana” y Argentina reciba a Uruguay el viernes 23 y visite a Paraguay (el domingo 25).