A petición del torero, antes de dar muerte al toro, y sólo en casos de extraordinaria bravura, porte y trapío, el presidente de la corrida puede conceder el indulto del toro, en cuyo caso no se mata al toro sino que se devuelve a los corrales para que regrese al campo como semental.

 

En este caso fue el rejoneador Andy Cartagena, quien el domingo pasado en la Plaza México, solicitó el indulto al toro Copo de Nieve de la ganadería Reyes Huerta, y el astado ya se encuentra en Tlaxcala, después de las curaciones recibidas por los veterinarios.

 

Copo de Nieve hizo honor a su divisa, convenció a un público por la raza que dejó en la arena y todo mundo estuvo de acuerdo en que ejemplares como este debe vivir y continuar preservando su raza.

 

Si bien el toro ya está en la ganadería, aún no regresa al campo, pues debe pasar unos días en observación para ver la evolución de las curaciones y a partir de allí cumplir su desempeño como semental.