Unos días antes del combate, Miguel Cotto fue despojado del cinturón mediano por una controversia con el Consejo Mundial de Boxeo.

En el mes de noviembre del 2015, el boricua Miguel Cotto vivió uno de los dramas más grandes de su vida como boxeador profesional y como un múltiple monarca mundial. De hecho, la noche del 21 de noviembre subió al cuadrilátero sin poder lucir su faja de campeón del mundo en el peso mediano y bajó sin ella.

Meses antes, lo que parecía sería una pelea de defensa titular, se convirtió a cuatro días previos al combate en una pelea por el título vacante en donde sí se imponía Cotto no ganaba ningún título y en caso de Alvarez salir por la puerta grande, sería el nuevo monarca del peso mediano.

Una disputa entre Cotto y sus manejadores contra el ente administrativo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) dio paso a que el organismo, días antes del combate, diera a conocer a través de un comunicado de prensa que el peleador puertorriqueño había sido despojado de su cetro, que no era reconocido como campeón en esta pelea, y que la misma sería por el título vacante, pero solamente sería de Álvarez. Si Cotto ganaba, el campeón interino reconocido por el CMB sería Gennady Golovkin.

Álvarez cumplió con ese honorario. El CMB exigía la suma de $300,000, la cual Alvarez aceptó, pero Cotto y su promotor, Jay Z, de Roc Nation Sports, se negaron a pagar el mismo y de paso hicieron una oferta de pagar solamente $125,000, la que no aceptó el CMB y determinó despojar al boricua de su título.

Así que Cotto subió la noche de la pelea sin ser reconocido como monarca mediano, cetro que había ganado en el 2014 tras vencer al argentino Sergio Martínez.

Cotto enfrentó a Álvarez en pelea celebrada en el Mandalay Bay Hotel y Casiano, en Las Vegas. Cotto, de 35 años, pesó 153 libras y media y Alvarez, marcó en la báscula 155 libras. Cotto llegó esa noche con marca de 40-4 y 33 nocauts y Álvarez con palmares de 45-1-1 y 32 por la vía del cloroformo.

Álvarez lucía fuerte y con gran condición en ese peso, mientras Cotto dependió de su velocidad al inicio del combate, pero fue perdiendo aire ya desde el quinto.

En el séptimo, un Cotto más agresivo pegó mejores golpes al cuerpo de Álvarez, pero no logró causar mayor daño. Ya en el noveno los golpes de Álvarez se dejaron sentir.

Los jueces, Burt A. Clements (118-110), Dave Moretti (119-109) y John McKaie (117-111) le dieron una decisión unánime a Álvarez tras doce asaltos de pelea.

El mexicano obtuvo una bolsa de $5 millones y otra suma millonaria más por concepto de la transmisión por televisión mexicana. El boricua se llevó una bolsa de $15 millones.