Tras muchos meses de espera, un torneo eliminatorio y la firme convicción de conseguir el campeonato Diamante WBC Diamante en la división mosca, Jessica Chávez cristalizó el sueño de convertirse en la dueña del codiciado cinturón.

 

Lo anterior sucedió el pasado 30 de Septiembre en el Estado de México, donde Jessica enfrentó a otra grande del boxeo femenil, Esmeralda la “Joya” Moreno, a quien venció por decisión unánime en una gran exhibición donde se ratificó como la mejor mosca.

 

Encumbrada en lo más alto del deporte de los guantes, Jessica no pudo contener las lágrimas al recibir de manos del presidente del WBC, Licenciado Mauricio Sulaimán y el historiador del organismo Víctor Cota está hermosa presea.

 

“Kika” fue clara al decir que éste puede parecer un día común para los demás; sin embargo, para ella es el día más emotivo y lleno de júbilo, pues hoy cristaliza un sueño, al ser la dueña de un cinturón que representa el esfuerzo y sacrificio de muchos años.

 

La actual monarca en la división mosca, recordó esos años de infancia en los que respiró y se enamoró del boxeo, un deporte que como ella misma comentó le ha dado de comer, calzar y vestir.

 

Orgullosa de pertenecer a la familia del organismo más importante, Jessica agradeció de manera muy especial al máximo dirigente del WBC por el apoyo incondicional que siempre ha recibido y porque siempre ha sentido el abrigo de estar “como en casa”.

 

Para finalizar, Jessica reiteró su lealtad al verde y oro y expresó que por ahora disfrutará de su victoria para regresar con todo en el 2018.