La noticia sacudió el mundo automotor. Fiat Chrysler presentó un proyecto para unirse con Renault. Los gobiernos de Francia e Italia lo ven favorablemente.

La noticia sacudió el mundo automotor. Literalmente. El constructor italo-estadounidense Fiat Chrysler (FCA) presentó un proyecto para fusionarse con el francés Renault, que se convertiría en el principal grupo mundial de la industria automotriz.

Según la propuesta de FCA a Renault, la nueva sociedad estaría integrada por cantidades iguales entre ambos, repartiéndose el 50% cada uno. El nuevo grupo, de concretarse, obtendría ventas anuales de 8,7 millones de vehículos y “una fuerte presencia en regiones y segmentos clave”.

La primera reacción de los mercados ante la noticia fue positiva, ya que las acciones de los dos grupos subían por el anuncio. El gobierno francés es “favorable” a esta alianza, pero destaca que “es necesario que las condiciones de la fusión sean a la vez favorables al desarrollo económico de Renault y evidentemente a los empleados”, afirmó el vocero del gobierno francés, Sibeth Ndiaye.

Por su parte, el vice primer ministro italiano Matteo Salvini, líder de la Liga (ultraderecha italiana), consideró, que la operación era “brillante”. “Si Fiat crece, es una buena noticia”, sostuvo.

FCA estimó que la fusión generaría sinergias anuales superiores a 5000 millones de euros, que se añadirían a las ya existentes en el marco de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. El proyecto de FCA sobre la fusión con Renault deja “la puerta abierta a Nissan” para integrarse en la operación, según otra fuente.

La relación entre Renault y Nissan entró en una crisis, tras el arresto al que fue sometido Carlos Ghosn, ex presidente de la marca francesa, en Japón.

Con sus aliados Nissan y Mitsubishi, Renault representa el primer grupo automovilístico mundial en término de volumen de ventas, con casi 10,76 millones de unidades vendidas el año pasado, por delante de Volkswagen (10,6 millones) y Toyota (10,59 millones). Si se añaden los volúmenes de Fiat-Chrysler, la alianza se distanciaría claramente de sus rivales hasta unos 16 millones de vehículos.

Renault (con marcas como Dacia, Lada, Alpine) vendió el año pasado 3,9 millones de vehículos; Nissan 5,65 millones y Mitsubishi Motors 1,22. Fiat Chrysler, que incluye a marcas como Jeep, Alfa Romeo, Dodge o Ram, entre otras, ha vendido 4,8 millones de vehículos en 2018.