El diestro Cayetano Rivera y el rejoneador local Sergio Domínguez han salido este sábado a hombros en el único festejo de la feria de Calahorra (La Rioja). Una corrida impresentable, que protestó un amplio sector del público.

El primero, soso, flojo y muy noblote. El segundo muy parado; el tercero noble y un gran toro. El cuarto deslucido y algo bronco, protestón y muy rebrincado. El quinto ha sido devuelto al romperse un pitón y el sobrero, un toro muy deslucido. El sexto, del yerro del Puerto de San Lorenzo, ha sido noble.

Diego Urdiales ha sufrido una voltereta sin ninguna consecuencia en su primero, en el que lo más destacado ha sido la lentitud por la izquierda, pero en la faena se ha venido abajo. Con el cuarto solo ha podido sacar algún pasaje poco profundo, con embestidas descompuestas, sin poder mostrar el toreo que tanto cautiva.

Cayetano ha tenido un toro que no valía nada y se explica muy malamente la oreja que le ha concedido el palco para el segundo de la tarde. Un animal que no se ha movido, pero el diestro ha tirado de su toreo efectista, muy del gusto de los aficionados.

En el tercero, Emilio de Justo ha hecho un toreo muy bien estructurado, con un toro que se prestaba al lucimiento y ha recibido una oreja muy meritoria. Con el sexto ha estado muy correcto, haciendo lo más torero de la tarde, pero ha fallado a espadas, lo que le ha privado de cortar su segunda oreja.

El rejoneador local Sergio Domínguez ha estado muy correcto, espectacular en algunos pasajes de la faena y ha toreado muy a gusto en su plaza.

(EFE)