Con el anuncio de la cancelación del Campeonato Clausura 2020 el jueves, la gente tiene muchas preguntas sobre el futuro de la liga MX en el futuro. Uno de los problemas es la situación financiera de los clubes, porque en ausencia de competencia, los ingresos han disminuido. Según los cálculos financieros de Iván Pérez, periodista mexicano de Forbes, la pérdida fue de aproximadamente 3.943 millones de pesos.

Esto incluye las fugas generadas por los fanáticos al ingresar al estadio, incluidos boletos, comida y bebidas. Vale la pena mencionar que todavía hay 7 jornadas por jugar, con 9 partidos en cada una de ellas; también los cuartos de final, semifinales, que sumaban 14 juegos.

Sin embargo, lo anterior solo representa el 25% de los ingresos de cada club. La mayoría proviene de los derechos de transmisión (50%) y el patrocinio (25%).

Y la tendencia es que la televisión (Televisa-TUDN, TV Azteca, Fox Sports y ESPN) pagarán menos al club por transmitir sus juegos, debido a las enormes pérdidas causadas por la suspensión de partidos y la cancelación de la temporada. Al igual que los patrocinadores, porque los contratos durante la recuperación económica estarán en problemas.

Según una publicación del diario AS México, desde hace semanas las directivas de los equipos del fútbol mexicano comenzaron a acercarse a sus jugadores para “sensibilizarlos” sobre la complicada situación financiera que se vive con la finalidad de llegar a un acuerdo para renegociar sus contratos de cara a la próxima temporada y bajar sus percepciones.

En una primera instancia, la idea no cayó bien entre la mayoría de los futbolistas que no quieren ver afectados sus bolsillos.

Cada club tiene su propio esquema de renegociación, pero, en promedio, se pretende hacer una reducción de sueldos de entre el 20 y 30% a los jugadores a fin de poder mantener la correcta operación de la institución.

Como se recordará, la mayoría de los equipos de Liga MX aplicaron una parcialización en el pago de sueldos de sus futbolistas a fin de poder ir librando el parón derivado de la contingencia sanitaria, pero decidida ya la cancelación del Clausura 2020, la reducción de la nómina es un hecho.

En promedio, el pago de nómina de los futbolistas le representa a un club el 50% de sus egresos.

Los planteles femeninos también se verán afectados en el negocio. Tan solo en pago de salarios los clubes invertían antes de la pandemia entre 10 y 11 millones de pesos por torneo, lo que de por sí significaba que una media mensual de los salarios eran de cinco mil pesos, se lee en el estudio de Iván Pérez.

Además, al igual que en el fútbol varonil, las marcas que han decidido apostar por la Liga verán afectada su exposición al 100%. Entre las principales empresas que han destinado dinero exclusivamente para estar en equipos de la Liga Femenil MX son MTY Bariatrics, Vicky Form, La Zarza, por mencionar algunos.

Incluso, algunos clubes como Chivas, León, Pachuca, Santos y Tijuana lograron obtener ingresos por la venta de derechos de transmisión de sus equipos femeniles a la cadena Fox Sports, que seguramente reducirán.

Si bien en los últimos años ha disminuido la asistencia en los estadios de fútbol en México, principalmente por el aumento de precios y la mayor oferta de entretenimiento en las ciudades más grandes, durante el Clausura 2020 (antes del parón) el promedio de asistencia a los estadios era de 21,836 personas, de acuerdo con un reporte de la Liga MX.

Muchos de ellos compraron un abono que les permitía ingresar durante toda la temporada como en la liguilla, ahora solo tienen la incertidumbre sobre los derechos adquiridos al comprarlo luego que el certamen fue cancelado.

Solo el club Tigres ha emitido un comunicado al respecto donde lamentaron la situación y que en los próximos días determinarán la manera de realizar el proceso de retribución.

 

Pin It on Pinterest