La participación de las mujeres en los deportes de contacto ha ganado terreno en los últimos años. Aunque su participación en deportes tan populares en México como la lucha libre y el boxeo resultaba común, con el auge de las artes marciales mixtas (MMA) comenzó la conquista de un nuevo espacio. Dulce María García Rivas, conocida actualmente como Dulce “Sexy” García, quien cuenta con experiencia en las tres disciplinas, contó a Infobae México su experiencia al desenvolverse y romper esquemas en dicho ámbito deportivo.

Desde la niñez se identifica como “esa niña a la que le tenían miedo”, pues intervenía en la defensa de quienes sufrían bullying aún sin conocerles. El rasgo que más adelante forjaría su personalidad, asegura, lo aprendió de su madre, pues “es una persona que ayuda a mucha gente, muy altruista”.

Dulce consiguió titularse como licenciada en Ciencias de la Comunicación y, aunque de pequeña sentía afición por los deportes y se visualizaba representando al país como atleta, nunca imaginó que su destino estaría en el ring. Sin embargo, tras ser víctima de violencia durante una relación sentimental, encontró en la lucha libre una alternativa para reconocerse, sanar y fortalecerse.

Ese episodio en su vida, representa una de las conductas más frecuentes entre las parejas mexicanas. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016, 4 de cada 10 mujeres que han vivido algún tipo de violencia, la han padecido por parte de sus parejas.

“Yo empecé en la lucha libre por una situación en mi vida en la que viví violencia y una depresión muy fuerte, donde pensé en lo peor, en quitarme la vida. Gracias al deporte mi vida y mi mente cambió, también gracias a Dios y a mis padres que siempre me apoyaron. La lucha libre me hizo sentir algo que en ese momento necesitaba. Fue como decidir morir y volver a nacer. Desde ese día aquí seguimos”, afirmó.

El primer contacto con la lucha libre lo tuvo a través del nombre artístico “Dulce Polly”. Gustavo Morantes, quien fuera productor radicado en Monterrey, Nuevo León, le propuso ese alias aprovechando el nombre de Dulce, aunque relacionándolo con un personaje de la caricatura Super Can. De esa forma comenzó su camino en los encordados.

Posteriormente, tuvo la oportunidad de integrarse a la empresa de Lucha Libre AAA, donde personificó a la luchadora enmascarada “Sexy Star” y obtuvo tres veces el campeonato mundial. Su debut fue a los 25 años, aunque dos años más tarde se convirtió en una de las protagonistas de la cartelera. Tiempo después, representando a la empresa, se convirtió en la primera mujer en la historia que ganó el campeonato de la serie Lucha Underground.

El ámbito de los deportes de contacto ha sido configurado, desde su origen, con la perspectiva y el punto de vista masculino. En ese sentido, su incursión en una esfera totalmente nueva estuvo ha estado determinada por la discriminación y subestimación de sus colegas en los gimnasios y entrenamientos.

“Al principio me tocaba enfrentarme a puros hombres y murmuraban entre ellos o me decían que aquí no aceptaban niñas fresas y que era lucha, no modelaje. Yo solo guardaba silencio y prefería demostrarlo. Me querían pegar sumamente fuerte para que yo me fuera llorando, pero eso no pasó. Lloraba sola sin que nadie se diera cuenta pero en ese momento me plantaba más y decía: ¡Dale! ¡ Aquí estoy!”, dijo.

La transición al deporte de los guantes

“Viví grandes momentos con el personaje que quiero mucho y me hizo cambiar por completo”, afirmó. Sin embargo, luego de relacionarse con Jhonny González, campeón mundial de boxeo en la categoría de peso gallo, y su deseo de probarse en dicha disciplina, se vio obligada a renunciar a su segunda identidad. “Es algo que no quería hacerlo, pero tenía que hacerlo, tuve que quitarme la máscara para poder entrar al boxeo”, confesó.

En apariencia, la lucha libre y el boxeo guardan diferencias sustanciales como la disciplina para dar el peso necesario para la categoría, así como la preparación, tanto física como mental, antes de los combates. Sin embargo, su irrupción en el pugilismo y la preparación física obtenida en su faceta como luchadora le brindaron los elementos para una carrera exitosa. En el ámbito boxístico profesional cuenta con un récord de cinco victorias sobre ninguna derrota.

Así, en 2019, inició su carrera como peleadora de artes marciales mixtas con Combate Américas. Su debut aconteció el 12 de abril, en su natal Monterrey, contra Mariana Ruiz. En su presentación, luego de tres rounds, los jueces fallaron en su favor por decisión unánime. Posteriormente, su segundo combate también fue exitoso cuando venció por sumisión en el primer round a Anali López.

El éxito obtenido hasta el día de hoy, enorgullece a Dulce, pues “el hecho de que seas mujer representa que muchas somos madres y eso lo hace todavía más difícil pero no imposible. Mi hija llegó a inyectarme algo que nunca imaginé”. Incluso, busca que, con su ejemplo, ella tenga la fortaleza mental para defenderse y hacerlo con quien lo necesite.

Este viernes 30 de abril de 2021, Dulce García enfrentará su próximo reto como peleadora de artes marciales mixtas. En una cartelera organizada por Combate Global y compuesta por mujeres, protagonizará la pelea co-estelar contra Claudia Díaz, originaria de Barcelona, España, y campeona de Muay Thai.

Aunque en las MMA García cuenta con mejor récord, no da por hecho el resultado, pues: “Es una chava que su vida es entrenar y prepararse para cuando llegue la oportunidad, ella no es una novata es campeona de Muay Thai”, aseguró

El combate tendrá lugar en Miami, Florida y será transmitido por la señal de TUDN México, en punto de las 11:30 p.m. y para Estados Unidos por medio de TUDN USA y Univisión, a partir de las 12:30 a.m.

Aunque busca continuar con su buena racha en la disciplina, también busca que las mujeres sean más visibles en el deporte, pues “seguimos luchando por la igualdad. Igualdad de pago, de justicia. Que nos den lo mismo porque tenemos el mismo sacrificio”.

Pin It on Pinterest