*Sufre con los frenos de su auto, pero completa intacto ambos compromisos

Un fin de semana complicado, por problemas con los frenos de su auto, fue el que vivió el piloto argentino, Javier “Che” Fernández, durante la sexta y séptima fecha de la NASCAR FedEx Challenge, que se disputó en formato de circuito en el Autódromo Ecocentro de Querétaro.

El volante del coche marcado con el número 96 Cooper Tires-Sherwin Williams-Bohn-FB-Pasteur-LaMansión-Moncar-Friaco-Sidral Aga-Make Awish-Huixquilucan-Seguridad Halcones, señaló que tuvo que competir con la cabeza fría en ambos compromisos, para poder terminar las carreras sin verse involucrado en la infinidad de contactos que hubo.

“Fueron unas pruebas muy complicadas, hubo muchos contactos, los autos sufrieron mucho de frenos, en la del viernes íbamos en la posición 19 remontando, pero empezamos a sufrir de frenos y por ello bajamos el ritmo para poder acabar con el coche completo”, relató el experimentado piloto.

 “La fecha pasada nos pegó muy duro, nos acabamos dos coches y por el bajo presupuesto que traemos optamos ahora por terminar una carrera con cabeza, lo destacable es que acabamos las dos carreras, la del viernes en el lugar 19 general y 12 en la Challenge, además con el auto completo, fue un difícil fin de semana”, expresó el sudamericano.

Indicó que espera, que el siguiente compromiso de la categoría, del próximo 22 de octubre en San Luis Potosí pueda haber ya gente en las gradas para animar al serial y a los pilotos.

“Esperemos que haya ya público, porque se ve muy desangelado, igual hacemos nuestro esfuerzo haya o no gente en las gradas, somos profesionales y vamos por buenos resultados”, mencionó Javier, quien culminó en el sitio 14 la carrera del sábado.

Finalmente, agradeció el apoyo de sus patrocinadores y se dijo listo para enfrentar sus siguientes retos del año.

Pin It on Pinterest