El documental «The Last Dance» ha sido un éxito mundial, que inspiró el entusiasmo de la gente por los Chicago Bulls y reveló imágenes inéditas de uno de los equipos más importantes de la NBA. Sin embargo, esto también causó una gran ola de confrontación. Uno de los artistas pobres es Jerry Krause, quien fue elegido como el «chico malo» en la historia.

El gerente general de la organización en ese momento era responsable de crear uno de los equipos más legendarios en la historia del deporte desde cero, pero seguía siendo el principal arquitecto que buscaba actualizarse, y la gente de Illinois no lo ha superado después de algunas temporadas irregulares.

En los diez episodios de la serie producida por ESPN, el gerente ha mantenido una fuerte confrontación con Michael Jordan, Scottie Pippen y Phil Jackson. MJ se rió de él. En una conferencia de prensa, no ocultó su insatisfacción con la idea de hacer cambios importantes dentro del equipo después de ganar el quinto campeonato. Pippen estaba enojado con su contrato y decidió posponer la cirugía, lo que provocó que abandonara el comienzo de la temporada. Le dijo al entrenador que incluso si ganaba todos los partidos, se mantendría alejado de Chicago.

Krause murió en 2017 (tenía 77 años), razón por la cual no pudo ser entrevistado ni defenderse de las acusaciones que recibió durante el boom mediático que generó el documental. Ante este cuadro de situación, la familia decidió compartir con NBC Sports Chicago un extracto de las memorias del ex general manager. Jerry nunca pudo finalizar el libro, pero su familia está en pleno proceso para finalizarlo y tratar de publicarlo lo antes posible.

CHICAGO – JULY 27: General Manager Jerry Krause of The Chicago Bulls talks to the media during a press conference on July 27, 2002 at United Center in Chicago, Illinois. NOTE TO USER: User expressly acknowledges and agrees that, by downloading and/or using this Photograph, User is consenting to the terms and conditions of the Getty Images License Agreement. Mandatory copyright notice: Copyright 2002 NBAE (Photo by: Randy Belice/NBAE/Getty Images)

En ese adelanto, el dirigente explica las razones por las que decidió apostar por una fuerte renovación y los motivos que llevaron a Michael Jordan a alejarse: sólo continuaría si Jackson era el entrenador, pero el coach no quería asumir el desafío de afrontar una reconstrucción.

Después de ganar el tercer y sexto campeonato consecutivo, la gerencia del equipo se reunió con médicos y personal en 1998 para evaluar la condición física del campus y comenzó a tomar algunas decisiones contractuales. «La primera pregunta que hice fue, ¿cuánto creen que podemos sacar de Luke Langley? Luke Langley es un futuro agente libre. Debido a los tobillos inestables, tuvimos que tomar descansos regulares en los últimos años». El médico piensa que esto pronto colapsará «, dijo el gerente, haciendo preguntas sobre qué hacer con el jugador de baloncesto australiano.

El intento fue canjeado a los Phoenix Suns. Solamente jugó tres temporadas más en la NBA y se retiró en su país. Sus números no volvieron a ser los mismos.

El siguiente interrogante que planteó giró alrededor de la polémica figura de Dennis Rodman. “A todos en la reunión les preocupaba sus andanzas fuera de las canchas y que eso lo estaba afectando”, explicó. El Gusano fue una osada apuesta que le dio sus frutos a los Bulls, pero en la dirigencia creían que la bomba estaba a punto de explotar.

Luego de su salida solamente disputó 35 partidos más en la NBA defendiendo la camiseta de Los Angeles Lakers y los Dallas Mavericks.

“Sin centro, sin ala-pivot y muy poca flexibilidad económica para firmar a alguien de cualquier calidad para reemplazarlos. ¿Quién defiende en el medio si Jordan y Pippen vuelven? ¿Quién rebotea?”, fue el desolado escenario que graficó Krause.

Chicago Bulls guard Michael Jordan goes up for a basket during first round NBA playoff action April 30 against the Charlotte Hornetts. REUTERS/Gary Hershorn GMH/CMC

Aunque la calidad de Pippen era inmensa y demostró ser el complemento ideal para MJ, en la institución ponían en tela de juicio si valía la pena tomar el riesgo de brindarle un súper contrato a alguien que venía azotado por sus lesiones. Ha tenido dos cirugías importantes en dos años, una de ellas a fines del verano para desafiar a propósito nuestras instrucciones de hacerlo antes y no perder el tiempo de la temporada regular. Él quiere que se le pague dólares de superestrella. ¿Vale la pena el riesgo, especialmente si no podemos encontrar un centro y un ala-pivot fuerte? ¿Él y Michael cargarán con un nuevo entrenador? Lo dudo seriamente.

Pip consiguió el contrato que anhelaba en los Houston Rockets, pero solamente estuvo una temporada. Luego pasó a los Portland Blazers, pero sus números ya no eran los mismos. Ya con otra gerencia retornó a Chicago en 2003, pero las lesiones hicieron que abandonara su aventura antes de tiempo.

“¿Puede Michael continuar su grandeza sin un centro, un delantero fuerte y posiblemente Pippen? ¿Podría Bill Russell haber ganado sin grandes jugadores a su alrededor? No. Michael ha dicho públicamente que no jugará para un entrenador que no sea Phil. Phil nos ha dicho que se fue”, con esas palabras Krause dejó en claro que los problemas parecían no tener solución y que todos los caminos iban a conducir a la reconstrucción. Y luego, agregó: “¿Podríamos hacer que Phil entrene sin un centro probado, un ala-pivot fuerte, probablemente Pippen, un banco básicamente nuevo y expectativas locas de que “en Michael confiamos” y que puede ganar sin ayuda? De ninguna manera”.

También se planteó el rol de dos jugadores que pasarían a ser agentes libres y que podrían ganar mucho más dinero del que podrían pagarle, como Steve Kerr (desembarcó en los San Antonio Spurs) y Jud Buechler (firmó con Detroit Pistons)

Krause concluyó con una pregunta para sus lectores: “Ponte en nuestros zapatos mientras salimos de esa habitación. ¿Qué harías? ¿Rompimos una dinastía o se rompió por edad, el desgaste natural de los jugadores y las reglas de tope salarial que rigen el juego?”.

 

 

 

 

Pin It on Pinterest